¡A MIS 35, MÁS VIVA QUE NUNCA!

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Alguien me dijo un día: “Sonríele a la vida que no cuesta nada y sí ganas mucho”, desde entonces lo he intentado y creo que he ganado cada vez que lo hago, ¡créeme!

Decidí escribir sobre este tema, primero porque descubrí una página en Instagram llamada @masvivas, que son nada más y nada menos que mujeres como yo, de 35 años y con una vida por delante. Ellas me inspiraron a escribir esto y te invito a que te unas y escribas tus experiencias, ya sea en esa página o en tu propio diario, porque será en ese instante donde te darás cuenta de todo lo loco que hiciste o dejaste de hacer.

Cuando hablo que me siento más viva que nunca, lo digo porque a mis 35 años de edad llego con sueños cumplidos y muchos otros por cumplir.

A mi me pasaba que a los 15 años decía: – “¡Uy, cuando tenga 35!”, y me imaginaba sin mucha energía, anticuada y diciéndole NO a todo. “No hagas eso porque tal cosa, no pienses diferente porque tal otra, no hables duro porque lo otro”, pero todo fue diferente, llegué con mucha energía con ganas de cambiar el mundo, con una bitácora de historias gracias a mis viajes y vivencias de juventud, con muy buenas experiencias y otras no tanto, pero de todo aprendí.

El otro tema además de la actitud después de los 35, es la ley de la gravedad, pues esta pasa factura, ya que todo se viene abajo y lo digo porque nunca me había preocupado tanto por eso, hasta que un viernes almorzando en casa de mis papás (como de costumbre), me topé con un espejo de aumento donde me descubrí mil y un detalles que eran desapercibidos en mi día a día. Entonces dije dentro de mi: – ¡AUXILIO! tengo arrugas, granos que me salieron justo después de los 35. ¡AYUDA!

Caí en depresión total, pues yo hablando de estilo, moda, belleza y por otro lado con mi cara como una piña llena de granos horribles. Hoy les juro que me unté cuanto ungüento mi papá me compraba. A tal punto que se convirtió en mi brujo de cabecera, porque todo lo que me untaba tenía nombres extraños como por ejemplo: uña de gato.

Finalmente, después de 5 meses escondiéndome detrás de mil capas de maquillaje y de ir a cuanto dermatólogo encontraba, descubrí mi ángel de la guarda; era mi cosmetóloga que me puyó, me quitó piel, me consintió, mejor dicho: volví a ser yo y aprendí a conocer mi piel y lo que significa tener 35.

De las recomendaciones que ella me dio, te compartiré algunas:

1. Debes exfoliarte regularmente.
2. Nunca salir sin bloqueador.
3. Reducir los niveles de estrés, haciendo lo que más amas. (ejercicio, comer, escribir, etc.)
4. Visitar a una profesional de la piel una vez al mes.
5. Comer piña, esta fruta te ayudará a digerir mejor la comida.
6. Tomar agua: 2 vasos después de levantarte, 1 vaso antes de comer y 1 vaso antes de ir a la cama.
7. Desmaquillarte antes de dormir.
8. Usa una buena crema hidratante.

Esto lo estoy practicando con una frase que también me compartió: “Tenemos la edad adecuada para ser felices y la energía justa para hacer de tu vida una aventura inspiradora”
¡Los quiero!
Agradecimientos:
@steticcenterspa mi queridísima Sandra González.

Ir arriba
Abrir chat
¡Hola! Aquí estoy si tienes dudas